Masturbación anal hombres

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Masturbación anal hombres

La mentalidad de los hombres se está abriendo, de aquí que cada vez hay más hombres que quieren disfrutar de la masturbación anal. Hay que recordar que los hombres solo pueden disfrutar del placer del punto G a través de este tipo de masturbación. Si quieres experimentarla, te vamos a mostrar los pasos que debes realizar para conseguirlo.

Pasos para disfrutar de una buena masturbación anal

Lo primero que debe hacer el hombre para poder disfrutar de una buena masturbación anal es relajarse. Es una zona un poco sensible, por lo que para poder realizar la penetración que más tarde dará lugar a la masturbación es de vital importancia que el hombre que va a ser penetrado esté relajado. Sino la penetración será complicada e irá acompañada de dolor. Esto se debe a que el ano es una zona llena de terminaciones nerviosas, de aquí que una masturbación adecuada pueda llegar a ofrecer mucho placer. Esto quiere decir que cuanto más calmado esté el hombre, mayor placer y menos dolor sufrirá.

Antes de comenzar la masturbación anal, es muy importante la higiene. Personalmente te recomiendo lavarte el ano justo antes de comenzar la masturbación.

Ahora ya es el momento de comenzar la masturbación y en consecuencia disfrutar del placer que nos ofrecerá.

El primer paso que tendrás que dar es comenzar a masturbarte como lo haces normalmente. Es una técnica que te ayudará a relajarte y ponerte en disposición para disfrutar del máximo placer posible. Cuando comiences a estar excitado para y comienza a acariciar el ano por la parte externa. Estas caricias siempre deben ser realizadas con mucha delicadeza. Buscamos placer, no buscamos dolor. Te recomiendo que hagas movimientos circulares sobre el ano. Con estos movimientos relajarás la zona del ano, a la vez que comenzaras a disfrutar del placer.

Cuando notes que ya estás preparado para la penetración, será el momento de meter el dedo por el ano poco a poco. Eso sí, antes de hacerlo, debes recordar los siguientes aspectos. Es muy importante que las uñas de los dedos que van a realizar la penetración estén cortas y no tengan ningún tipo de pico que pueda dañar el interior del ano. No debes olvidar que el ano no produce ningún tipo de lubricación, esto significa que tendrás que usar lubricante para que el dedo pueda entrar sin problemas en el ano. Para que le penetración sea perfecta, se recomienda poner un poco de lubricante en la entrada del recto y poner bastante lubricante en el dedo. También puede ser una buena opción usar un guante quirúrgico para realizar la penetración, siempre y cuando este vaya acompañado de lubricante. Esta es una técnica que usan muchos hombres que no se sienten a gusto sintiendo sus propios dedos, pero que quieren disfrutar del placer que ofrece este tipo de masturbación. Los juguetes sexuales también pueden ser un buen sustituto de los dedos.

Cuando los dedos o el juguete sexual esté bien lubricado, será el momento de comenzar la penetración. Es importante que la penetración sea lenta y con mucho cuidado. La penetración la debes disfrutar y para conseguirlo todo lo tienes que hacer con el máximo cuidado, disfrutando de cada sensación. Puede ser una buena opción realizar movimientos de adentro hacia fuera, tal y como si la penetración fuese real. Además, para que la sensación de placer sea superior, mientras que con una mano te masturbas, con la otra tócate diferentes partes del cuerpo. Así la sensación de placer irá en aumento, gracias a que la excitación será mayor.

A la hora de penetrarte, no debes tener miedo. Si lo haces despacio no te pasará nada. En ocasiones, sobre todo las primeras veces, tendrás la sensación de querer expulsar algo. Es normal y es un instinto del cuerpo. Si sigues con la masturbación, veras como la respuesta de intentar expulsar algo se eliminará en pocos minutos.

Ahora solo tienes que buscar el punto G y comenzar a disfrutar del placer. Tomate tu tiempo. La primera vez puede que no te sea fácil encontrar este punto, pero con un poco de paciencia lo encontrarás. No olvides que este tipo de masturbación es totalmente compatible con la masturbación tradicional.

En el caso de que tengas problemas a la hora de masturbarte analmente, puede serte de gran ayuda un dilatador anal. Gracias al mismo, conseguirá adormecer la zona anal, lo cual te facilitará mucho la masturbación. Gracias a este dilatador, conseguirás dilatar un poco el orificio y reducirás el impulso a expulsar lo que hay en el interior del ano. Todo esto provocará una reducción del dolor y sobre todo te ayudará a conseguir que las penetraciones puedan ser mucho más placenteras.

Y si comienzas a experimentar este mundo, también te pueden ser de gran ayuda los plugs anales. Estás a punto de poder disfrutar nuevas experiencias que seguro que te gustaran.

Comparte en tus redes sociales:Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest